¿Eres una Personas Altamente Sensibles o PAS?

He crecido pensando que era diferente, que por ser hija única me habían educado de una forma distinta y eso me convertía en una persona más sensible y con más inclinación al sufrimiento. Sin embargo con el tiempo y gracias a las personas que “causalmente” se han cruzado en mi camino he entendido que mi manera de sentir o percibir el mundo es más intensa porque soy una Persona Altamente Sensible.

Sentirse en sintonía con los aspectos más sutiles de la vida, percibir con intensidad cualquier olor o ruido (uf, ¡las motos!) y recibir sobre estimulación con facilidad, son algunas de las características principales de una Persona Altamente Sensible o PAS.

Debido a nuestro sentir tan profundo, nos vemos rápidamente abrumadas ante situaciones donde las emociones están comprometidas. Para que os hagáis una idea de cómo se vive siendo PAS y tratéis de pensar si también lo sois, os puedo decir que muchas veces me siento como si fuera la protagonista de una película melodramática con una intensa carga emocional.

Otro rasgo común en las PAS es la habilidad de contemplar la belleza en pequeñas cosas y asombrarse de todo aquello que nos rodea, como hacen los niños (mis amigas “#MeninasAnd” pueden corroborar este punto, sobre todo cuando vamos de viaje).

Podemos estar delante de un cuadro o escuchar música y ver más allá de la superficie, interpretar e intuir. Incluso inexplicablemente, algunas veces sentir ganas de llorar.

En cualquier caso, las emociones siempre están a flor de piel y por este motivo las Personas Altamente Sensibles también necesitamos nuestros ratitos en soledad. Estos momentos evitan que nos sintamos desbordados, podamos profundizar en nuestros pensamientos y logremos poner orden a nuestras preocupaciones, a veces excesivas. En definitiva, merecemos un descanso.

Hasta aquí, ¿os sentís identificados en algún aspecto? Si queréis seguir ahondando en el tema os aconsejo que leáis el libro “Personas Altamente Sensibles” de Karina Zeger de Beijl. Incluye un test que os ayudará a salir de dudas. ¡A mí me ayudó a confirmarlo!

Por último, ser PAS es muy positivo, podría decirse, como he leído en muchos artículos que ES UN DON. Sin embargo pocas personas son empáticas a este comportamiento, lo juzgan y tienden a vernos como personas débiles, pero que no os confundan, sentir con el corazón no es ser débil sino todo lo contrario. Se necesita de mucha fortaleza interior para controlar tantas emociones y tanta intensidad.

¡No tengáis miedo a descubrir cómo sois! Feliz puente a todos….

Compártelo en... Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario