La Sincronicidad

SIN-CRO-NI-CI-DAD. Me gusta esta palabra. Seguramente por su significado… ¿lo conoces? Yo lo descubrí hace muy poco a raíz de ciertos acontecimientos que estaban ocurriendo en mi vida. Circunstancias que no podían ser casualidades sin más, coincidencias inexplicables, hechos que parecían fortuitos…

A mi alrededor se sucedían situaciones totalmente relacionadas las unas con las otras habitualmente para remover mi interior, y cuando parecía que todo volvía a la calma, de repente aparecía otra “casualidad” que me hacía cambiar el rumbo que estaba tomando. Y es que la sincronicidad la experimentan personas que están viviendo momentos complicados ya que es entonces cuando desprendemos una energía capaz de impulsar situaciones de este tipo.

¿Cómo explicarlo? Es como si el mundo (o el universo entero) nos estuviera hablando y nos indicara el camino que debemos seguir, mostrándonos incluso aquellas personas con las que debemos ir y aquellas personas de las que debemos alejarnos.

Cuando estás abierta a entender todo lo que ocurre en tu entorno, por mucho que a veces cueste comprender, a todas las casualidades les encuentras un motivo.

Voy a poner algún ejemplo más sencillo y fuera de contexto para que penséis si la Sincronicidad (¡cómo me gusta!) también ocurre en vuestras vidas. Estas pensando mucho en alguien y de repente te la encuentras o te llama; conoces a gente nueva justo cuando más lo necesitabas y te aportan aquello que en ese momento querías recibir; te acuerdas de esa persona especial y oyes una y otra vez la canción que te recuerda a ella por la radio…y siempre te dices ¡menuda casualidad!

Tiene su magia creer que todo es fruto de la eventualidad pero más magia tiene darte cuenta de que existen ciertas conexiones entre sucesos que están ahí para enseñarnos qué camino elegir. Son señales, por así decirlo. Para identificarlas debes mostrarte con la mente bien abierta y observar qué está pasando a tu alrededor, solo así percibirás cómo todo lo que ocurre te está mostrando las respuestas a tus preguntas.

Por último, este tipo de situaciones sincrónicas suelen llegar a nuestras vidas cuando más lo necesitamos y menos lo esperamos, en el momento exacto. Por eso es importante entender que todo acontece en el tiempo justo. Si ahora echas la vista atrás seguramente puedas pensar que todo lo que te ha pasado tiene sentido en tu momento presente. Quizás hayas llorado una pérdida pero gracias a ello hoy conoces a gente que te ha apoyado, has vivido situaciones que te han hecho madurar, o incluso has encontrado el amor de tu vida.

Con esto quiero decir que nada de lo que nos ha pasado en la vida es casual, sino que hemos vivido todo aquello que teníamos que vivir para estar hoy donde tenemos que estar. Yo así lo creo y cuando acabas entendiendo el encanto que tiene la palabra SIN-CRO-NI-CI-DAD, la vida se vuelve extraordinaria. Con sus más, con sus menos, pero todo en su debido tiempo…

¿Y ahora, a que te gusta más la palabra SINCRONICIDAD? 😉

Deja un comentario